El estrés y la diabetes

Sin duda, el estrés es parte de todos los días. Entre el estrés laboral, en la casa, por los exámenes finales, en nuestras relaciones, enfermedades, muertes de familiares, solvencia financiera, la lista sigue.

El exceso de estrés puede mermar nuestra vida diaria, las relaciones, el trabajo y la salud. Si eres diabético, lo creas o no, el estrés también afecta tu nivel de glucosa en la sangre.

Con el estrés, tu cuerpo produce hormonas como adrenalina y cortisol, cuya función es la de elevar el nivel de glucosa en la sangre. Estas hormonas tienen la tarea de darte la energía que necesitarías en situaciones de peligro. El aumento de estas hormonas durante un período determinado, puede afectar tu salud de distintas maneras, como aumento de peso, cambios al ciclo menstrual y libido en la mujer, así como presión arterial alta.

Estas hormonas resultan problemáticas para la gente con diabetes de dos maneras principalmente.

  1. El aumento en los niveles de azúcar no es necesario en estas situaciones de la vida diaria. Como no estamos huyendo de algún peligro, esa azúcar se estanca en el sistema hasta que se deshecha por medio de la orina, con la posibilidad de dañar los riñones.
  1. Con la diabetes, los esfuerzos externos se tienen que administrar con insulina o medicamentos orales para reducir los niveles de glucosa en la sangre.

Es necesario que estés al tanto de tus niveles de azúcar y, aunque un pinchazo en el dedo puede ser una verdadera molestia, es mejor saber cómo está tu glucosa que dejarla a la suerte.

Entonces, te preguntarás cómo puedes aprender a controlarlo y los factores de estrés en tu vida.

A continuación, te presentamos algunas recomendaciones:

  • Trata de relajarte. Así es, todos te han de decir eso. Ya en serio, cuenta hasta 10 cuando sientas que te vas a estresar. Aplica una rutina de ejercicios. Consíguete un masaje. Camina. Haz yoga.
  • ¿Puedes hacer cambios en tus terapias de insulina o medicamentos? Consulta a tu equipo médico (doctores, enfermeros, consejeros en diabetes) y pide sus consejos. Su trabajo es asegurarse de que tu salud esté lo mejor posible.
  • Cuídate a ti mismo. Si te das cuenta de que el trabajo te consume, tómate un día de reposo. No tiene nada de raro. Duerme lo suficiente. Encuentra alguien para hablar de las situaciones que te estresan. Puede tratarse de tu mejor amigo/a o de algún familiar. ¡Desahógate!
  • Todos reaccionamos distinto a las situaciones de estrés. Conoce las reacciones de tu cuerpo y reconoce las señales de estrés, como enfermedades, irritabilidad y ansiedad.
  • Mantente pendiente de situaciones que pueden alterarte. ¿Hay forma de evitar algo repetitivo?

El estrés puede ser parte de nuestra vida diaria, pero sabremos cuidarnos mejor si aprendemos a controlarlo y entender sus efectos. ¿Tienes preguntas? ¡Envíanos tus comentarios!

Comentario

INGRESA para compartir tus comentarios o REGISTRATE hoy para ser un miembro de Connect.