La historia del asma

Los grandes pensadores del mundo antiguo intentaron comprender el asma. La palabra "asma" proviene del griego y significa "falta de aire". Esto describía a cualquiera que tenía dificultad para respirar. Pero no fue hasta fines del siglo XIX que el médico y paciente de asma, Henry Hyde Salter, definió la enfermedad como una "donde las vías respiratorias se estrechan debido a la contracción de su músculo liso". ¿Cuál era el mejor tratamiento, según Salter? El café negro.

En la década de 1890, los avances en la ciencia permitieron definir mejor las causas y los tratamientos. En el siglo XIX, la relación entre el asma y el medio ambiente contaminado de la ciudad fue suficiente como para que los pacientes escaparan en busca de ayuda a zonas no urbanizadas como el mar, las montañas y el campo. Más tarde, el polen comenzó a afectar a los alérgicos de hoy en día. Sin embargo, el aire acondicionado y los edificios sellados y energéticamente más eficientes aumentan la exposición de todos a los ácaros del polvo (dust mites) y el moho, además de fumar y otros alérgenos.

¿Cómo se trataba el asma?

Lamentablemente, a principios del siglo XX, el asma no era un problema médico. El tratamiento utilizado hasta la década de 1950 fue el psicoanálisis y otras "curas". En ese momento, los expertos pensaban que los enfermos de asma debían ser tratados por depresión.

Sin embargo, en la década de 1960 se produjo un avance cuando se descubrió que el asma, ahora reconocida como una condición física, era una enfermedad inflamatoria. A partir de esto, se comenzaron a usar nuevos medicamentos antiinflamatorios para tratar el asma.

Hoy, la medicación juega un papel clave en el tratamiento del asma. Hay dos tipos principales de medicamentos para el asma y muchas personas con asma toman ambos.

¡Otro descubrimiento!

La genética es un factor. Incluso en la década de 1890, los médicos notaron que el asma se desarrolló en las familias. Hay estudios recientes confirman que el asma va más allá de los hábitos de salud y los espacios para vivir. Se han identificado varios genes específicos relacionados con el desarrollo del asma. Aun así, los investigadores creen que el medio ambiente todavía juega un gran factor.

Los expertos creen que los bebés expuestos a irritantes, como los ácaros del polvo y el humo de segunda mano, tienen más probabilidades de desarrollar asma. En el caso de bebés que nacen con "genes de asma", los estudios demuestran que esta exposición temprana puede agravar la enfermedad.

Esta investigación demuestra cuán compleja es el asma. De hecho, actualmente muchos expertos consideran esta enfermedad como una serie de múltiples problemas que comparten los mismos síntomas. No es solo una enfermedad.

Estudiar los vínculos genéticos, los factores ambientales, las nuevas tecnologías y la investigación ayuda a descubrir mejores y más efectivas terapias específicas. Debido a que el asma es un síndrome, no solo una enfermedad, puede ser que el mejor tratamiento para el asma sea a través de varios tipos de terapias.

Para obtener más información sobre el asma y la iniciativa para enfrentar el asma, ¡visite nuestro sitio web!

Comentario

INGRESA para compartir tus comentarios o REGISTRATE hoy para ser un miembro de Connect.