Reduce la cantidad de sal en tus sándwiches sabrosos

Por años, has escuchado que debes reducir el consumo de sal. En un día cualquiera, casi la mitad de los estadounidenses comen sándwiches. Según un estudio que se llevó a cabo recientemente, estas comidas representan aproximadamente una quinta parte de nuestro consumo de sodio. Pero en realidad, ¿qué efecto tiene en tu salud si estás pendiente a la cantidad de sal que consumes?

Primero, tus riñones pueden sufrir si consumes mucha sal. Tus riñones juegan un rol importante en filtrar el sodio de tu sangre. Cuando los riñones no funcionan bien, tu cuerpo retiene más sal, lo que puede aumentar los niveles de tu presión arterial. Ahora estás en un dilema. La sal adicional también puede trabajar en contra de tu salud al punto de ponerte en riesgo de una enfermedad cardíaca y un derrame cerebral.

Prepara un mejor sándwich
La mayoría de los estadounidenses consumen mucho más de los 2,300 miligramos de sodio al día que se recomiendan para los adultos saludables (los adultos con presión arterial alta o con problemas del corazón deben seguir la recomendación de solo consumir 1,500 miligramos al día). Si reduces tu consumo de sal, tu presión arterial puede bajar en cuestión de semanas.

Para que reduzcas el daño que tu sándwich te pudiera causar:

  • Reduce los condimentos. Usa solamente una cantidad pequeña de salsa barbacoa, mostaza, kétchup, salsa de rábano picante, o pepinillos. En vez, dale sabor a tus comidas con aceite o pasta para untar infusionada en ajo, hierbas y especias.
  • Dale un vistazo a tu mantequilla de maní. ¡Ya no hay nada sagrado! Una porción de dos cucharaditas de tu mantequilla de maní favorita cuando eras niño puede tener de 40 a 250 miligramos de (Las versiones orgánicas tienden a tener menos sodio.) Para consumir menos sal y para lograr un mejor sabor, trata de consumir mantequilla de maní con sodio reducido o sin sal. Además, ten en cuenta que la mantequilla de maní con sodio más alto tiende a enmascarar el sabor a maní.
  • Aléjate del pan. El pan y los panecillos de harina blanca, de trigo, o integral de centeno, también son una fuente principal de Sí, ¡el pan no solo te da una carga de carbohidratos, pero también te da una de sal! Una rebanada puede tener entre 80 y 230 miligramos de sodio, así que opta por las versiones bajas en sodio o sin sal.
  • Ten cuidado con las carnes. Solo seis porciones de rebanadas de carnes ahumadas o carnes frías pueden proporcionar tanto como la mitad del sodio que necesitas consumir a diario. Para averiguar cuáles versiones tienen menos sodio, lee las etiquetas de nutrición. 

Otras maneras de eliminar el salero
Otros consejos saludables para tu almuerzo incluyen:

  • Olvida la sopa. Si por lo general incluyes un plato de sopa enlatada o sopa instantánea con tu sándwich, ¡olvídate de la sopa! Por lo general, ambos contienen mucho sodio. Busca opciones bajas en sodio o prepara tu propia sopa y congélala en porciones pequeñas para almorzar.
  • Añade vegetales. Los vegetales te ayudan a reducir tu presión arterial proporcionándote potasio y otros nutrientes.
  • Come solo la mitad. Come la mitad de un sándwich con una ensalada pequeña y usa aderezo bajo en sodio o aceite y vinagre.
  • Lee los datos nutricionales. La mayoría de las cadenas de restaurantes ofrecen los datos nutricionales. Si tu lugar favorito para almorzar no los provee, solicita los detalles y sugiere que ofrezcan alternativas de platillos bajos en sodio.

 

Revisado: 5/1/2019

Comentario

INGRESA para compartir tus comentarios o REGISTRATE hoy para ser un miembro de Connect.