La diabetes y la pérdida de la vista: Su conexión y pasos preventivos para evitar problemas de la vista

La diabetes y la pérdida de la vista: Su conexión y pasos preventivos para evitar problemas de la vista

Las personas con diabetes pueden llegar a sufrir problemas de la vista que llevan a la pérdida de la vista o a la ceguera. El riesgo de desarrollar problemas de la vista aumenta conforme al tiempo que se tenga diabetes. En Estados Unidos, los riesgos son mayores entre las comunidades de origen afroamericano e hispano.

Un problema de la vista común se conoce como “retinopatía diabética”. Engloba todo lo que dañe la retina, una capa delgada de células en la parte posterior del ojo. Al entrar luz, la retina envía señales al cerebro en forma de imágenes visuales.

Estas son algunas de las señales tempranas de retinopatía diabética:

  • manchas en el campo visual
  • visión borrosa

un punto vacío al centro del campo visual

Es posible que en etapas tempranas no se presenten síntomas. Por eso es importante realizarte un examen ocular una vez al año. La detección y los tratamientos tempranos pueden detener la pérdida de la vista antes de que se empeore.  Mantener niveles normales de azúcar en la sangre también ayuda a proteger los ojos.  ¡Pero hay buenas noticias! Existen tratamientos, incluido uno a base de láser para sellar fugas sanguíneas en la retina.

Otros problemas oculares asociados con la diabetes pueden afectar la habilidad para leer, reconocer e incluso llevar a la ceguera:

  • Edema macular diabético. La acumulación de líquido en la mácula al centro de las retinas. Se estima que un 50 por ciento de las personas con diabetes y con retinopatía diabética desarrollarán edema macular diabético.
  • Cataratas. Estas se presentan cuando el lente ocular se vuelve borroso y obstruye la luz. Son comunes en los adultos a medida que envejecen; sin embargo, los riesgos de desarrollar las cataratas aumentan aún más en las personas jóvenes con diabetes.
  • La diabetes aumenta el riesgo de desarrollar glaucoma. Se presenta con el incremento en la presión en los ojos. La presión puede dañar los vasos sanguíneos en el nervio óptico y puede causar ceguera.

Toma los pasos necesarios para proteger tus ojos. Comienza controlando la diabetes alimentándote bien, manteniéndote activo, y tomando tus medicamentos. La mejor forma de detectar problemas oculares con anticipación es por medio de exámenes anuales. La detección temprana permite tratamientos más sencillos. Podrías salvar tu vista.

Para ver más información y recomendaciones sobre los problemas oculares, visita la página de la Asociación Americana de la Diabetes.

Anonymous