Protege tu piel del sol este verano

En mi niñez, nunca usé protector solar. No fue algo con lo que me educaron, en especial, porque era normal que la piel de mi papá se oscureciera un poco después de sus partidos de fútbol en el intenso y húmedo calor del verano. A mí me pasaba lo mismo, me bronceaba después de 30 minutos seguidos bajo el sol.

Por el contrario, mi mamá y sus hermanas son de tez extremadamente blanca, y cuando estaban expuestas al sol, terminaban pareciendo camarones. Me reía de la nariz colorada de mi mamá y me asombraba con la línea que se marcaba en el cuello de mis tías.

No fue hasta que me hice mayor y me pasaba los veranos en las piscinas de mis tíos que mi mamá les decía que me aplicaran protector solar, por si acaso.

La cantidad de melanina, un pigmento químico en la piel de las personas que hace que tengan una tez más clara o más oscura, juega un papel directo en el riesgo de cáncer de piel, indica The Skin Cancer Foundation. Según su portal, el melanoma es el quinto tipo de cáncer más común en Estados Unidos y, aunque represente menos del dos por ciento de todos los casos de cáncer de piel, es el que causa el mayor número de muertes derivadas por cáncer de piel.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), el riesgo de desarrollar melanoma varía por origen étnico, siendo los de origen caucásico quienes corren un riesgo de entre tres y cinco veces más que los de origen indígena estadounidense, los asiáticos o de las islas del Pacífico, y de entre 15 a 25 veces más que los de origen hispano, latino o afroamericano. Sin embargo, aunque tener la tez más oscura permite cierta protección, las personas de tez oscura también corren el riesgo de desarrollar melanoma.

Con el tiempo es difícil pasar por alto el aspecto y la textura de la piel, el órgano más grande del cuerpo. No importa el tipo de piel ni su cantidad de melanina, hay cosas que debes hacer para cuidar tu piel y prevenir problemas. A continuación, algunas sugerencias de Mayo Clinic.

  1. Protégete del sol: Primeramente, protegerte del sol podrá ayudarte a prevenir arrugas, líneas de expresión, otros tipos de problemas cutáneos y disminuir el riesgo de desarrollar cáncer de piel.
    • Aplícate protector solar de por lo menos SPF 15 generosamente, al menos, cada dos horas y después de nadar.
  • ¡Sentarse a la sombra no viene mal! Evita el contacto directo de los rayos solares cuando estos son más potentes, entre las 10:00 a. m. y 4:00 p. m.
    • Usa vestimenta protectora que sea ligera y transpirable. Mis abuelos y los campesinos en México siempre usaban ropa de algodón, en tonos claros y de manga larga para protegerse del sol. Esta es una costumbre aún vigente en muchas comunidades agrícolas. Las camisas de tela cerrada y manga larga permiten que la piel transpire, mientras la protege una capa adicional que te separa de los rayos del sol.
  1. No fumes. Y si fumas, deja de hacerlo. Fumar le da un aspecto más viejo a tu piel ya que reduce el tamaño de sus vasos sanguíneos, limitando el flujo sanguíneo y palideciéndola. También, hace que escaseen el oxígeno y los nutrientes importantes para la salud de la piel y su capacidad para curarse de lesiones.  
  1. Trata tu piel con gentileza. Aunque tu cuidado de la piel sea adecuado, puede afectar tu piel. Estas son algunas recomendaciones para mantenerla lozana:
    • Limita el tiempo que pasas en agua caliente. Algunas personas piensan erróneamente que las duchas y los baños de larga duración ayudan a hidratar la piel, sin embargo, tanto el agua caliente como el tiempo en el agua eliminan los aceites naturales de la piel y pueden secarlos. La mejor manera de hidratar la piel es con el método de ‘remojar y sellar’, bañ*** durante cinco minutos o menos y no usar más que agua tibia. Después de bañarte, humecta tu piel como se explica a continuación.
    • Evita el uso de jabones fuertes. Entre más natural, mejor. Los jabones y detergentes fuertes también pueden eliminar los aceites naturales de la piel. Usa soluciones suaves.
  • Después de lavarte o ducharte, no te restregues con la toalla. En su lugar, sécate dándote palmaditas suaves con la toalla, para mantener tu piel hidratada.
    • Al afeitarte, protege tu piel manteniéndola humectada. Usa crema o loción para afeitar antes de afeitarte y usa cuchillas limpias y afiladas para una afeitada al ras. Después de afeitarte, aplica una crema hidratante que contenga al menos un protector solar 15 SPF, especialmente en áreas de la piel expuestas al sol.       
  • Si tienes piel seca, usa un humectante que se ajuste a tu tipo de piel que incluya protector solar de, al menos, SPF 15, especialmente en las áreas de la piel que están expuestas al sol.
  1. Sigue una dieta saludable. Bebe mucha agua para mantenerte hidratado. Ingiere muchas frutas y verduras, productos de grano entero y proteínas magras que contengan vitaminas, antioxidantes naturales y ácidos grasos esenciales que ayudan a mantener la piel saludable.
  2. Controla el estrés. ¿Sabías que el estrés que no controlamos puede provocar granos y otros problemas en la piel? El estrés, especialmente si no se atiende, puede hacer que tu piel se vuelva más sensible. Controlar el estrés te ayudará a evitar problemas en la piel y tener mayor estabilidad mental.

¿Sigues alguna rutina que te ayude a darle brillo a tu piel? Cuéntanos en los comentarios.

 

Última actualización: 5/28/2019

Comentario

INGRESA para compartir tus comentarios o REGISTRATE hoy para ser un miembro de Connect.